18 de Julio. Día Internacional de Nelson Mandela

18 de Julio. Día Internacional de Nelson Mandela

18 de Julio. Día Internacional de Nelson Mandela

 

“En ocasiones el peso de ser grande recae sobre los hombros de una generación. Nosotros podemos ser una gran generación. Dejemos que nuestra grandeza florezca”
Nelson Mandela


En noviembre de 2009, la Asamblea General de las Naciones Unidas proclamó el 18 de julio “Día Internacional de Nelson Mandela” en reconocimiento a la contribución aportada por el ex Presidente de Sudáfrica a la cultura de la paz y la libertad.

En la resolución 64/13 de la Asamblea General se reconocen los valores de Nelson Mandela y su dedicación al servicio de la humanidad a través de su labor en los ámbitos de la solución de conflictos, las relaciones interraciales, la promoción y protección de los derechos humanos, la reconciliación, la igualdad entre los géneros, los derechos de los niños y otros grupos vulnerables, así como la lucha contra la pobreza y la promoción de la justicia social. Se reconoce también su contribución a la lucha por la democracia a nivel internacional y a la promoción de una cultura de paz en todo el mundo.

Nelson Mandela nació el 18 de julio de 1918. Sin lugar a dudas es uno de los grandes emblemas de su época en la defensa de los derechos de los negros en contra del apartheid y símbolo de una contundente rotura de la barrera ideológica y étnica que se concretó gracias a su prédica pacifista.

El 18 de julio de cada año la ONU se une al llamamiento de la fundación que lleva su nombre para dedicar 67 minutos de nuestro tiempo para ayudar a los demás, homenajeando así a Nelson Mandela en su día.

Durante 67 años Nelson Mandela dedicó su vida al servicio de la humanidad, como abogado defensor de los derechos humanos, como preso de conciencia, trabajando por la paz y como primer presidente elegido democráticamente de una Sudáfrica libre.

Originario del pueblo xhosa y perteneciente a la casa real thembu, el 18 de julio de 1918 nació en Mvezo, El Cabo (Sudáfrica), Rolihlahla Mandela, que en lengua xhosa significa "revoltoso". Hijo de un jefe tribal, Rolihlahla pasó su infancia en las zonas rurales de Sudáfrica, fue bautizado a los siete años como Nelson Mandela para poder asistir a la escuela metodista.

Al fallecer su padre, Nelson quedó al cuidado de un primo suyo, un regente de los Thembu llamado Jongintaba Dalindyebo. El joven Mandela escuchaba hablar a los líderes tribales y empezó a tomar conciencia del sentido de justicia y a abrazar la retórica antiimperialista.

Pese a todo, en ese tiempo no veía a los colonos europeos como opresores. A los dieciséis años, Mandela entró a formar parte del consejo tribal y tres años más tarde ingresó en la Universidad de Fort Hare, una institución sólo para personas de raza negra, donde cursó estudios superiores.

Sus años de juventud no fueron nada fáciles. Su liderazgo y sus capacidades de diálogo con el pueblo eran más que evidentes. Sin embargo las circunstancias político-sociales de aquel entonces jugaban en su contra: Mandela pasó 27 años preso en diversas cárceles sudafricanas, 6 años en la prisión de Pollsmoor y 4 en la prisión de Victor Verster; en paupérrimas condiciones.

El Gobierno Sudafricano rechazó todas y cada una de las peticiones para que Mandela fuera puesto en libertad. A partir de entonces, se convirtió en un símbolo de la lucha contra el apartheid dentro y fuera del país, una figura legendaria que representaba el sufrimiento y la falta de libertad de toda la población negra sudafricana.

Pero su momento llegaría finalmente, en febrero de 1990, cuando Frederik de Klerk, presidente de la República por el Partido Nacional, cedió y abrió el camino para abolir la segregación racial. Legalizó el Congreso Nacional Africano y liberó a Mandela. En 1993, Mandela y De Klerk compartieron el Premio Nobel de la Paz y el 27 de abril de 1994 Mandela se convirtió en el primer presidente negro de Sudáfrica, cargo que ostentó hasta 1999.

Tras sufrir una prolongada infección respiratoria, Madiba, como era conocido en señal de respeto, murió el 5 de diciembre de 2013 a la edad de 95 años. El 6 de diciembre, el entonces presidente de la República Sudafricana, Jacob Zuma, declaró diez días de luto nacional y anunció que el funeral se llevaría a cabo en el estadio Soccer City de Johannesburgo el día 10 del mismo mes, y contaría con la presencia de toda la comunidad internacional.

Años después de su fallecimiento, el legado de Nelson Mandela sigue vivo a través de su testimonio y de sus enseñanzas plasmadas en sus populares frases que hablan de libertad, de derechos humanos y de construir un futuro pacífico, como esta que hoy resuena más que nunca: "lo más fácil es romper y destruir. Los héroes son los que firman la paz y construyen".

En diciembre del 2015, la Asamblea General, decidió ampliar el alcance del Día Internacional de Nelson Mandela, que se observa cada año el 18 de julio, para que también se utilice a fin de promover condiciones de encarcelamiento dignas, sensibilizar acerca del hecho de que los reclusos son parte integrante de la sociedad y valorar la labor del personal penitenciario como servicio social de particular importancia.

La Asamblea General, en su resolución A/RES/70/175, no sólo adoptó la revisión de las Reglas Mínimas de las Naciones Unidas para el Tratamiento de los Reclusos, sino que también aprobó que estas sean conocidas como «Reglas Nelson Mandela», para rendir tributo a su legado, quién pasó 27 años en prisión en el transcurso de su lucha. Su noble sonrisa lo acompañó siempre y dejó una huella para la humanidad.


Redactor: Angélica Ozuna Alfaro, Jefe del Departamento de producción de medios interactivos de UNACH Virtual.


Fuentes
https://onu.org.gt/fechas-onu/dias-internacionales/julio/dia-internacional-de-nelson-mandela/
https://www.clacso.org/18-de-julio-dia-internacional-de-nelson-mandela/
https://www.vaticannews.va/es/mundo/news/2019-07/18-de-julio-dia-internacional-nelson-mandela-onu.html